Moda sostenible

Por Jyoko

Probablemente habéis pensado que los cambios a nivel ambiental son responsabilidad única y exclusiva de compañías relacionadas al ámbito petrolero, electrónico o minero. Sin embargo, esta problemática incluye a todas aquellas empresas que producen bienes y servicios de manera masiva, incluyendo al sector textil.

Por esta razón, el mundo de la moda ha decidido dar un paso al frente y hacer su parte con la creación de la moda sostenible. Os invito a leer hasta el final para descubrir de qué se trata.

Nos apuntamos a ser parte de la regla de las tres R: Reducir- Reutilizar-Reciclar

¿Qué es la moda sostenible?

La moda sostenible consiste en el diseño y confección de ropa a partir de fibras naturales como celulosa, algodón, bambú y pigmentos de origen vegetal o material reciclable, como papel o plástico. Estos últimos, en lugar de ser desechados, son aprovechados en la elaboración de nuevas prendas y accesorios.

Pero, ¿a qué se debe esta nueva tendencia? Esta nueva filosofía del diseño surge con la intención promover una industria mucho más ecológica y ambientalista, pero a su vez, la moda sostenible busca impulsar una ética mucho más inclinada hacia la responsabilidad social, siendo algunos de sus principales objetivos optimizar las condiciones laborales de los empleados del sector textil, promover respeto a nivel étnico e impulsar los nuevos emprendimientos para dar lugar a nuevas marcas bajo un sello ecológico.

¿Por qué es tan importante apostar por la sostenibilidad?

Al menos 8000 sustancias químicas son empleadas para transformar materia prima en recursos textiles.

La industria textil libera entre 40000 y 50000 toneladas de tinte a los sistemas de agua, siendo, junto con la industria minera, uno de los principales contaminantes a nivel mundial.

Seguramente no imaginabais que la industria textil tuviera un impacto tan marcado sobre el medio ambiente, pero en realidad es uno de los sectores más contaminantes por lo que, la moda sostenible se ha convertido en una necesidad de vital importancia para la conservación del ecosistema.

¿Qué hacen las empresas o marcas como JYOKO y JANABEBÉ que están realmente comprometidas para ser Sostenibles?

¡Trabajamos el Ecodiseño! Diseñamos pensando en todos los procesos:

Cero desperdicios: Cada corte y espacio de tela es minuciosamente aprovechado, concepto primordial tenido en cuenta en el diseño y la composición de los patrones.

Diseños de calidad totalmente atemporales; diseños con estilo propio y duraderos en el tiempo.

Trabajamos tejidos que sean de una alta resistencia al uso, a la fricción, al frote y al a luz, para que puedas conservarlas como piezas únicas intactas en el tiempo a pesar de su uso.

De la cuna a la cuna: Elegimos cuidadosamente los tejidos pensando en mejorar el impacto en el medio ambiente como, por ejemplo: algodón reciclado, polyester reciclado.

Diseños sostenibles de calidad: Muy alejados de la pronto moda y el efímero, diseños versátiles duraderos en el tiempo.

¿Cómo podemos contribuir?

¿Estáis dispuesto a cambiar pronto moda por valores?

Cuando se trata de contribuir en la conservación del medio ambiente el mejor curso de acción que podemos tomar es apoyar aquellas marcas que apuestan por la moda sostenible.

Adicionalmente, siempre podéis donar la ropa que ya no necesitéis, dejarla en algún punto limpio o incluso llevarla a tiendas de segunda mano para que puedan ser aprovechadas.

Aunque cumplir los principios de la sostenibilidad nos pueda resultar complicado en tinta, la verdad es que practicar los valores de la moda ética de manera individual es muy sencillo.

La conservación ambiental y la responsabilidad social son aspectos que deben mejorarse en sociedad por lo que, al ser consientes, responsables y, por sobre todo, honestos, la sostenibilidad no solo será un norte, sino una realidad palpable.

Los cambios grandes empiezan por acciones pequeñas, y qué mejor manera de iniciarse en la onda sostenible que por vuestros clósets y apoyando a las marcas que anteponen la conservación del ecosistema. Variación: Hablar de sostenibilidad al 100% es bastante complicado incluso en pleno siglo XXI. Sin embargo, considero que practicar los valores de la moda ética de manera individual, es algo perfectamente alcanzable. Lo más importante al momento de unirse a luchas como la conservación ambiental y la responsabilidad social es ser consientes, responsables y, por sobre todo, honestos, viviendo de acuerdo a la filosofía que predicamos.

Los cambios grandes empiezan por acciones pequeñas, por lo que os recomiendo que empecéis por vuestros clósets, reutilizando vuestras prendas, alargando su vida útil y consumiendo cuando lo necesitéis, dando prioridad a marcas locales. Fast Fashion o Slow Fashion el consumismo siempre será consumismo. La mejor manera de equilibrar nuestro ecosistema es equilibrando nuestras propias costumbres.

También te puede interesar

Deja un comentario